21 de noviembre de 2014
Logotipo del Portal

Torrejón de Velasco

Logotipo del Portal
Ayto. de Torrejón de Velasco Plaza España, 1
28990 Torrejón de Velasco
(Madrid)
Tlf: 91 816 15 27 / 91 816 15 28
Fax: 91 816 15 50

Crónicas

PILA BAUTISMAL (Iglesia San Esteban Protomártir)
El primer bautismo fue el de Don Félix Arias Girón, hijo del II Conde de Puñonrostro Don Juan Arias Dávila Puertocarrero, Señor de la Villa, celebrado el 1 enero 1564
El segundo bautismo celebrado por Don Juan Mimbreño es el del niño Juan Silvestre del 25 noviembre 1561. Uno de sus padrinos fue el Florentino Micer Ypolito Aldobrandinus, es decir Hipólito Aldobrandini, futuro Papa Clemente VIII (1592- 1605).
 
ANTIGUO CEMENTERIO
En el lado Norte de la Iglesia estaba ubicado el antiguo cementerio.
Existen dos lápidas de enterramientos realizados en el antiguo cementerio de la iglesia pertenecientes a los años 1839 y 1843.
 
TERREMOTO 1755
Existen unas anotaciones manuscritas del Párroco Don Narciso Martín de finales s.XIX en las que da cuenta de algunas noticias sacadas, según él, de los libros de bautismos existentes esos años.
Así deja constancia del terremoto que se dejó sentir en Torrejón de Velasco a mediados del siglos XVIII (año 1755)
El día 1 noviembre de 1755 a las 9.50h la península ibérica sufrió los efectos del terremoto más destructivo producido hasta esa fecha. Su epicentro estuvo en la falla Azores-Gibraltar y afectó duramente a Portugal y sur de España. Duró 120 segundos y alcanzó una intensidad de X en la escala Richter. Este terremoto produjo unas horas después un tremendo tsunami que asoló las costas portuguesas, el Golfo de Cádiz y norte de África (50000 muertos sólo en Lisboa).
En Madrid alcanzó la intensidad de V en escala Richter en la que la Iglesia Parroquial de Valdemoro perdió su torre.
METEORITO
El Párroco Don Narciso Martín, párroco de Torrejón de Velasco dejó constancia del Meteorito más famoso de la historia de Madrid.
El 10 febrero de 1896 cayó en el núcleo urbano de la capital provocando una fuerte explosión. El acontecimiento se publicó en los canales de “ la Sociedad Española de Historia Natural”. Los restos de dicho meteorito que a penas pesaba 4 kilos, se encuentran en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid trasladándose algunos fragmentos a museos de Europa y América.
 
FRAY ANTONIO DE GUZMÁN Y LA HISTORIA DEL INOCENTE TRINITARIO, SANTO NIÑO DE LA GUARDIA
Historia Santo Niño
 
El convento de Trinitarios de Torrejón de Velasco, además de casa de religiosos, era noviciado, un centro de formación donde se instruía en Filosofía y en el pensamiento teológico cristiano a los novicios que deseaban tomar los hábitos y profesar.
Uno de los más destacados oradores y escritor fue Fray Antonio de Guzmán, nacido en la Villa de Torrejón de Velasco,
Su obra Historia del Inocente Trinitario Santo niño de la Guardia, recoge el macabro suceso del asesinato del niño conocido como Juan (o Cristóbal, como le llamaban sus captores), de unos 4 años de edad, secuestrado en la Puerta del Perdón de la Catedral de Toledo por Juan Franco, vecino de La Guardia ayudado por unos judíos, en agosto de 1490.
Este niño fue secuestrado para ser sacrificado con un macabro ritual para el envenenamiento de los miembros de la Santa Inquisición.
Mantuvieron al niño secuestrado hasta el viernes santo de 1491, trasladándolo a la Guardia y allí lo llevaron a una cueva. El niño fue sometido a la misma pasión dolorosa por la que pasó Jesucristo: el juicio, la flagelación, el Vía Crucis y la crucifixión.
 
Historia Santo niño
 
 
 
 
 
Cuando los judíos fueron detenidos y regresaron al lugar de los hechos para mostrar a los la Inquisidores el cadáver del niño, éste había desaparecido.
La creencia popular quiso entender que el pequeño, después de haber pasado por la misma pasión de Cristo, le fue concedido el don de la resurrección, siendo llamado desde entonces Santo Niño de la Guardia. Se construyó una Ermita en La Guardia para venerar el lugar donde fue sacrificado el Santo Niño, que fue visitada por Carlos V, Felipe II y muchos otros personajes ilustres de la época.
Los Trinitarios fueron durante siglos guardianes del santuario, convirtiendo al Santo Niño, por su largo secuestro, pasión y muerte, en un “inocente Trinitario”.
 
 
 
 
 
EXORCISMO EN 1790
La Historia del Inocente Trinitario Santo niño de la Guardia de Fray Antonio de Guzmán, recoge algunos de los milagros adjudicados al Santo Niño; uno de ellos tiene como protagonistas a Inés Ortiz, una vecina de Torrejón de Velasco y a dos de los Trinitarios que vivían en el convento de la Villa. Los hechos se produjeron en el verano de 1709.
Inés, natural de la Villa de Torrejón de Velasco, se hallaba gravemente enferma y atormentada por unos espíritus. Los padres ignorantes de lo que provenía acudieron a los remedios naturales gastando muchos reales, hasta que Don Cristóbal Pan y Agua, médico de la villa conoció de aquella enfermedad y les recomendó acudir a remedios sobrenaturales.
Los padres de Inés comenzaron su peregrinar por todos los lugares Santos de la comarca: la llevaron al santuario de Santa María de la Cruz, en Cubas de la Sagra. Fue exorcizada por el Vicario del lugar, sin resultados. Después la llevaron al convento de Capuchinos de la Villa de Cubas, donde la exorcizó un religioso del convento de nuevo sin obtener resultados. La joven Inés fue llevada al convento de los Padres Franciscanos de la Villa de Pinto y al de Recoletos del Carmen de Valdemoro, siendo nuevamente exorcizada en ambos sin obtener resultados. Pocos lugares santos quedaban ya por visitar, finalmente se dirigieron al Convento de Trinitarios Descalzos de Torrejón de Velasco, allí fueron recibidos por Fray Felipe de los Ángels que procedió a practicar un exorcismo a la joven. Inmediatamente los malignos espíritus empezaron a hablar. Todos los presentes quedaron admirados que en tan breve tiempo hubiese conseguido triunfo.
Después de aquel milagro Fray Felipe de los Ángeles, cedió su lugar a otro fraile del convento, el cual llevó a la joven Inés a la ermita de la Virgen de los Peligros, muy cercana a Torrejón de Velasco, para someterla a misas y exorcismos durante 9 días.
En vista de que los demonios no terminaban de abandonar el cuerpo de Inés y de que la ermita de la Virgen de los Peligros había quedado destrozada tras los exorcismos, decidieron trasladarla a la ermita del Cristo de la Salud, situada en el camino llamado de Santa Juana.
Allí el mismo religioso hizo llevar un poco de tierra de la cárcel (Capilla del Santo Inocente de la Guardia) tomó un poco de agua, la bendijo y echó en ella un poco de dicha tierra, de este modo se la hizo beber a la muchacha que al hacerlo cayó como muerta.
La niña volvió en sí y desde aquel momento se recuperó de su enfermedad.